RSS de Portada
Portada > noticia
Compartir
|

No tenemos derecho a elegir a nuestro alcalde o presidente de Comunidad Autónoma porque eso ya lo decide el candidato saliente o, si no, el partido que sustenta el Gobierno

Y pasa lo que pasa: que perfiles de muy baja cualificación como el de Ana Botella gobiernan ciudades como Madrid

Erradicar la pobreza
OPINIÓN ı EL DIVÁN

Alcaldesa porque sí (y otras analogías)

| Marcos Ruiz Cercas

A propósito de la imagen dada por la alcaldesa de Madrid en la pantomima festivocrematística que se celebró recientemente en Buenos Aires para adjudicar la sede de los Juegos Olímpicos del año 2020, algunos se preguntarán cómo es posible que una ciudad como Madrid esté representada por semejante señora. Poco puede responderse, más allá de azorarse con el papelón hecho por una figura institucional y política que representa, lo queramos o no, a una ciudad en la que viven más de cinco millones de almas (en pena). Pero pasado el sonrojo y hablando más en serio, surgen preguntas menos metafísicas: ¿Por qué razón los ciudadanos de Madrid –o de Andalucía, con Susana Díaz, o de la Comunidad Valenciana, con Alberto Fabra– tenemos que aceptar como democráticamente normal que nos coloquen a una alcaldesa o a un presidente (o presidenta) de Comunidad Autónoma que no hemos votado y que, generalmente, está ahí porque así lo ha decidido su predecesor sin el beneplácito del populacho ignorante que, de momento, tenemos derecho a voto cada cuatro años. En el caso de Madrid, así lo decidió el falso progrederechista, Alberto Ruiz Gallardón, quien de forma caprichosa decidió dejar a la esposa del expresidente Aznar –eso sí que es quedar bien con el jefe– de alcaldesa de Madrid, nada más y nada menos. Entendiendo así la política como terreno propicio para el colegueo, nos endosó a todos los que vivimos en la urbe de los 8.000 millones de deuda, a una tipa que no sabe ni hablar: pero no en inglés, no; no sabe hablar ni en español. “¿Qué quieres, jugar a ser alcaldesa? ¡Nada, nada… a lo grande: alcaldesa de Madrid!”.

Otro ejemplo de esta forma de pseudodemocracia es el de Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, que tampoco fue elegido por los madrileños para desempeñar tal cargo, pero que a la señora Aguirre –futura presidenta del Gobierno de la nación, que dios nos coja confesados–  se le antojó ideal para suplirla cuando se cansó de ejercer de lideresa en los “madriles” para retirarse a velar armas a la espera de que Rajoy se estrelle. Pues ahí lo tenemos, al burócrata González, jugando a ser “presi” y manejando los destinos de este territorio para culminar su mandato con la implantación de esa aberración llamada Eurovegas donde, como parodiaba la revista “El Jueves”, terminarán adaptando la ley para que, además de fumar en locales cerrados, “se pueda llevar una puta muerta en el maletero” sin mayor problema. Lo que haga falta, señor Adelson. A mandar, que para eso estamos…

En una entrevista concedida al diario El País en el año 2003, el escritor Rafael Sánchez-Ferlosio –probablemente el pensador español más importante del último medio siglo–  afirmaba contundente que “La democracia actual padece una lacra bastante más destructiva que nada tiene que ver -directamente, por lo menos- con los vicios del mercado: las listas cerradas y la disciplina de voto". Y es que, en sentido aristotélico, la democracia lo es, esencialmente, por su faceta deliberativa. En los casos anteriores, naturalmente antidemocráticos, a los ciudadanos no es que se nos haya arrebatado la posibilidad de deliberar (con nuestro propio yo, entre amigos) sobre la pertinencia o no de votar a un candidato, una lista, un partido, entre varios; es que ni siquiera teníamos derecho a voto. No tenemos derecho a elegir a nuestro alcalde o presidente de Comunidad Autónoma porque eso ya lo decide el candidato saliente o, si no, el partido que sustenta el Gobierno. Y pasa lo que pasa: que perfiles de muy baja cualificación como el de Ana Botella gobiernan ciudades como Madrid.

SMC-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta
SMCUGT UNI UGT Confederal ITF IUF-UITA-IUL Imatek